Laureano Rozada López

Fresco, optimista, comprometido, ejecutivo y con vocación social.
Lau, como lo llamamos, es estudiante de arquitectura, y en un momento importante del proceso que llevamos adelante con el proyecto de la Escuela de Educación Emocional en la Unidad No. 6, supo sostener con enorme entereza sobres sus jóvenes hombros la responsabilidad de llevar adelante la causa hasta encontrar aliados que hagan posible su construcción. Sosteniendo lo que la sociedad barre bajo la alfombra.
Parece un pibe, pero es un gigante al que la solidaridad no le «quepe» en su talla por que lo sobrepasa. Jóvenes como el dan esperanza.
Gracias Lau por toda la garra, confianza y visión que nos brindas.

Compartir:

Otros artículos relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTO