PUBLICADO:

18/01/2019

COMPARTIR ESTA NOTA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Pablo Buela

Teníamos y queríamos empezar el año con EL, un gigante: PABLO BUELA. Socio Fundador de Aje-Uruguay, empresario, emprendedor. Miembro del Directorio de la Asociación Civil Ombijam. Es creativo, humano, apasionado y con una sensibilidad muy especial para la responsabilidad social con compromiso. Como persona es un tipazo, generoso, amiguero, familiero… y en lo profesional es una máquina de generar ideas que cristaliza con ética. Es un gran honor Pablo que seas parte de nuestra organización. Desde tu llegada nos has fortalecido de múltiples formas. Hay en OmBijam un antes y un después con tu presencia llena de elocuencia, solidaridad y coherencia.
Compartimos con Uds. estas palabras que escribió después de la visita a la Unidad No. 6 en vísperas de Navidad.

MI VISITA A LA CARCEL DE PUNTA DE RIELES
Viernes 22 de diciembre de 2017
¿Alguna vez te preguntaste cómo es una cárcel por dentro? En caso que nunca hayas ido a una, ¿cómo te la imaginas? Verdad que te la imaginas oscura, tenebrosa, repleta de inseguridad y odio, en donde lo que prima es el miedo y la violencia. Bueno, así me imaginaba que iba a ser hoy mi visita a la cárcel de Punta de Rieles. Doy contexto para contar esta historia: hace unos meses me contactó Pamela Martínez, líder del proyecto Yoga y Valores en Cárceles, en el marco de mi rol de Presidente de Aje Uruguay. Estuvimos hablando sobre formas de colaboración y como paso uno me invitó a participar de una clase de yoga dentro de la cárcel de Punta de Rieles. Confieso que desde mi más profunda ignorancia me preparé psicológicamente para encontrarme el peor de los panoramas, tal como lo vemos en los informativos o en las películas. Llegamos juntos a la cárcel, pasamos el control de acceso y una vez que estábamos adentro tuve que preguntarle si realmente ya habíamos entrado. Lo que me encontré fue un lugar super verde, con árboles y pasto muy prolijamente cortado, con mucho movimiento de personas que pasaban y saludaban con un gran beso a Pamela y por consiguiente a mi. Juro que me costaba entender que estaba dentro de una cárcel. Había perros y gatos, todos muy bien mantenidos y cuidados. No parecía lo que me había imaginado. Una vez que llegamos al salón de clase, luego de pasar por dentro de la cárcel, nos encontramos con las colchonetas debidamente ubicadas y los muchachos que iban a participar sentados esperando que llegara Pamela. Nos saludamos y antes de comenzar cada uno se presentó y contó qué actividades hace dentro de la cárcel. Vale aclarar que en Punta de Rieles hay más de 40 actividades que pueden realizar los presos para su desarrollo personal. Sí, 40. Yo conté un poco sobre mi y el motivo por el cual estaba ahí acompañando. Hicimos la clase de yoga la cual fue alucinante y luego nos quedamos hablando con los muchachos. Seguía sin entender que estaba dentro de una cárcel. Lo interesante es que recién a mis 35 años, recién ahora y gracias a esta experiencia, logré darme cuenta que ahí dentro, donde normalmente decimos que está la peor lacra de la sociedad, que son irrecuperables, que es una escuela del delito, hay personas increíbles, deseosas de tener una oportunidad, con las que se puede hablar de igual a igual. Logré respirar que con trabajos como el que hace Pamela y sus colaboradores realmente se puede generar un cambio en esta gente. Lo que Pamela hace es mucho más que yoga, es buscar enseñar conductas y promover valores que hacen al buen vivir. Pamela logra ayudar a estos muchachos a desaprender sus malos hábitos para tomar los buenos. Vi en los ojos de muchos de ellos el amor por esta mujer y el agradecimiento por lo que este programa les genera. Realmente lo vi. Quiero compartir esto para que todos sepamos que en Uruguay existe esta cárcel y que existe este programa de Yoga y Valores en Cárceles. Vale la pena apoyemos a esta gente y seamos proactivos en la búsqueda de oportunidades para estas personas que las están necesitando. Gracias Pamela por este gran regalo de navidad! Me siento totalmente agradecido!

OMBIJAM

Construyendo convivencia pacífica.

Contáctanos:

© Copyright 2020 / Ombijam